Comprar cochecitos de bebé

Con la variedad y cantidad de opciones para carritos, cada día más innovadores, elegir puede convertirse en una elección más difícil que la de comprar un coche nuevo. ¿Sujetador de vasos, capote de neopreno, manillar ajustable? Con este panorama, es difícil saber qué es necesidad y qué es capricho, ya que algunos detalles pueden realmente hacerte la vida más fácil y eficiente, mientras que otros acabarás dejándolos sin usar. Además, cada marca parece enfocarse en un estilo de vida distinto, por lo que es imposible decir que un carrito es definitivamente mejor que otro, de algún modo, parece que tienes que conocer tus gustos y aficiones antes de poder siquiera elegir. Aquí te damos algunos consejos para comprar cochecitos de bebé:

Fíjate en la compatibilidad para bebés recién nacidos

Cuando tu bebé acabe de nacer, no será capaz de sentarse en una posición erguida, por lo que necesitará un asiento o cuco en el que pueda estar prácticamente acostado por completo. Los cochecitos de bebé tres piezas tienen una opción para los bebés recién nacidos, pero si optas por una sillita de paseo, asegúrate de que tenga la opción de ajustarla con un cuco o asiento de recién nacido.

El mecanismo de sujeción: un carrito seguro

Tu bebé tiene que ir siempre seguro y a salvo, por lo que es importante que elijas un carrito con un arnés de cinco puntos de sujeción, fácil de ajustar.

La capota: para evitar el mal clima

La capota te sirve para proteger a tu pequeñ@ tanto del frío y lluvia como del sol excesivo. Busca una que tenga protección UV 50+ (como la crema solar) y que lleve una burbuja de lluvia que cubra el asiento por completo.

Frenos: elige uno que sea fácil de usar

Por supuesto, la conveniencia en cuanto a la facilidad para poner y quitar los frenos no debe ser más importante que la seguridad, así que asegúrate de que no se quiten solos.