» Carro de bebé. Puntos básicos a la hora de escoger el cochecito para tu bebé
21893
single,single-post,postid-21893,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.8.1,vc_responsive
 

Carro de bebé. Puntos básicos a la hora de escoger el cochecito para tu bebé

Carro de bebé. Puntos básicos a la hora de escoger el cochecito para tu bebé

¿Es realmente necesario gastarse mucho dinero en la compra de un cochecito?
La respuesta radica en la utilidad que le vayamos a dar al producto, y el tiempo que lo usemos.
Pues sería absurdo gastarnos mucho dinero en algo que al final acabamos guardando.
Salvo que tengamos mucho dinero y nos de igual malgastarlo.
O incluso que nos lo regalen y nos de igual el precio?.
Pero aun así resulta un poco inmoral, ¿no creen?.
La inversión que realicemos en la compra de cochecito, bajo qué criterios se hace Estos pueden ser muy diferentes.
Aun así en los últimos años a nivel de consumidor tipo, en nuestra tienda estamos observando un cambio en las hábitos de los futuros padres a la hora de comprar un cochecito.
Haciendo un sondeo a nivel local con cerca de 500 padres, durante el último año y medio, hemos observado los que los padres que compran un cochecito del recién nacido, cuando él bebe supera los 12 meses el 59% de los padres ya han pasado a la compra de la silla ligera o a la sillita de segunda edad tipo “McLaren” Siendo este porcentaje de mayor de un 70% en los niños que superan el año y medio.
No sabemos si es un rol que han adquirido los padres, pero se demuestra que en la mayoría de los casos cuando vienen a visitarnos a la tienda, ya dan por sentado que acabarán con la silla ligera.
Qué hace que los padres tengan asumido que tras gastar hasta en algunos casos cerca de 1000 ? al final los acaben guardando el cochecito que compraron para su bebé, y compren una silla ligera.
Pues muy fácil donde que estando embarazadas tenía mucho peso cuestiones inocuas, que una futura madre por desconocimiento no se plantea. Observamos que al final indefectiblemente se imponen las prácticas.
Por eso os decimos que si tenéis pensado cambiar a una silla ligera, no es necesario que para un año y pico os gastéis tantísimo dinero, si no está altamente justificado.
Y ahora se plantea otra pregunta Las que no quieren cambiar a una silla ligera, que deben de que hacer.
Ante todo seguir estos consejos básicos.

Pues es fundamental que prevalezca desde el principio dentro del cochecito? de 3 piezas o de dos piezas.
Que lo realmente importante es la silla.
Ante todo muy práctica, que contenga funcionalidades que ayuden a la confortabilidad de nuestro hijo y que además sea más útil para nosotros.
Que se impongan las prestaciones sobre todo de la silla del carrito que compremos que por ser lo suficientemente cómoda, no necesitemos, comprar una silla ligera en un futuro.
Directamente imaginemos que no existen.
Debemos de exigir a los dependientes que nos muestren la silla pues está se usa 1/4 parte de la vida útil de un cochecito.
Es ahí reside gran parte del éxito en la compra.
Estos nueve puntos básicos a la hora de comprar un carro de bebé son:

1º Que la silla sea lo suficientemente plegable para que nos quepa de forma holgada, en el coche dándole mucha importancia a que quede lo más compacta posible que no sea necesario quitar las ruedas y que pueda plegar con la silla integrada al chasis.

2º Que se asemeje en dimensiones lo máximo posible a una silla tipo paraguas.
Y que cuando vayamos de viaje con el coche de vacaciones o a hacer la comprar al hipermercado que nos quepa todo (con la consiguiente satisfacción)

3º Debe de ser alta, que tenga la silla donde d se siente él bebe con una la altura suficiente para que nuestro hijo no vaya tan bajito.
Observar cómo van algunos en la silla ligeras, tragándose tubos de escape monóxidos etc? no solo os fijéis en la altura del mango, porque el padres son altos.
4º También que tenga la silla la anchura suficiente para que nuestro hijo esté confortable cuando sea más mayor

5º Que cuando se incline la silla adopte una posición lo suficientemente horizontal para qué nuestro hijo descanse mejor.
6º Habéis visto alguna silla de paseo ligera que mire a los padres, pues también debéis valorar eso, que pliegue compacta y que sea reversible (mucho mejor)

7º Incorporar un sistema de retención infantil de serie el cochecito, con la última normativa la ECE-R 44/04, pero que sea seguro y lo más confortable posible.

8º Que tenga el mango corrido, y sobre todo ver la distancia nuestro mango al punto trasero de apoyo, esto se observa trazando una línea recta vertical del vértice del mango hasta el suelo, cuanto mayor sea esa diferencia con las ruedas traseras, más fácil nos resultará poder hacer brazo de palanca.
Pero eso sí pero que no vuelque.
9º Que sea ligera, pero no frágil, intentando que no sobrepase los 9 kilogramos de peso, pues el niño/a cada vez pesará más.

Lo más importante pensar que el cochecito no solo es para nosotros, sobre todo es para nuestro hijo.
Intentando, mejorar tanto nuestra calidad de vida como la del niño/a.
Insistiendo en la idea de que un niño cómodo y descansado, hace que los padres se sientan también más satisfechos y felices

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR